martes, 2 de febrero de 2010

Buenas noches

Me tumbé en mi cama en este frío y lluvioso invierno. Empecé a recordar tiempos pasados, historias perdidas, barcos de papel tocados y hundidos. Vi lo que dejé escapar. Vi lo que gané. Vi barcos de papel sin nada y en la nada, vi aviones de papel sobrevolando un cielo donde la immensidad le había ganado el pulso al miedo. Fuí mirando atrás, pasé al presente. Vi lo que hice hoy. Vi que el barbero se había pasado dos dedos al cortame el pelo. Pensé en el futuro, en el mañana. En lo que haría, en sueños que quería hacer, en proyectos sobre servilletas. Y me dormí.
¿Qué casualidad no? Soñar con sueños, no con recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario